Un parapeto de soporte, por Luis Barragán