Klopp apuesta por el once esperado