Paliza diplomática, por Brian Fincheltub