¡Pellejudos despojos!, por @ArmandoMartini