Lidis Méndez: El globo que no estalla