Cómo Venezuela, inadvertidamente, se convirtió en una economía sin dinero en efectivo

Una mujer lee un libro en una cola de personas que buscan retirar dinero de un cajero automático en Caracas, el 14 de noviembre de 2017 / AFP PHOTO / Federico PARRA

 

La moneda de Venezuela, el bolívar, lleva el nombre de Simón Bolívar, el héroe del siglo XIX venerado en Sudamérica por liderar la lucha por la independencia de España. Pero la historia reciente del billete que él inspiró es mucho menos gloriosa: los billetes de menor valor se han vuelto prácticamente inútiles, y ahora Venezuela se está quedando sin ellas.

Por John Otis desde Caracas para The Guardian | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

La crisis de efectivo es tan aguda que los cajeros automáticos ahora ofrecen un límite diario de 10.000 bolívares, suficiente para comprar solo unas pocas tazas de café. Los cambiadores de dinero del mercado negro cobran comisiones de hasta 20% para obtener dinero en papel para personas de pequeñas empresas que pagan a sus trabajadores en efectivo. Los bancos se están quedando sin billetes.

“A veces, los cajeros de los bancos solo le pagan la mitad de su pensión y le sugieren que regrese más tarde para el resto”, dijo Marta Milano, que esperaba en una larga cola afuera de un banco estatal en Caracas esperando cobrar su pensión.

Aunque muchas naciones se están alejando del papel moneda en favor de los pagos electrónicos -por conveniencia y para reducir el crimen callejero- los críticos sostienen que Venezuela se está convirtiendo inadvertidamente en una sociedad sin efectivo gracias a los errores económicos del gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro .

El gasto estatal descontrolado, los controles monetarios del gobierno y otras políticas han llevado a lo que muchos describen como hiperinflación, así como el colapso del bolívar, que ahora se cotiza en alrededor de 10 mil veces la tasa oficial en el mercado negro.

Ahora, no hay suficiente efectivo en circulación para mantenerse al día con los precios en alza.

Jean Paul Leidenz, economista senior de la empresa Ecoanalítica, en Caracas, dice que hay 13 mil millones de billetes en circulación en Venezuela. Pero aproximadamente la mitad de estos son billetes de 100 bolívares, cada uno con una pequeña fracción de un centavo.

El Banco Central de Venezuela introdujo billetes de mayor denominación, incluido uno de 100.000 bolívares. Pero estos nuevos billetes se imprimen en Europa y el gobierno, que lidia con la caída de la producción de petróleo -su principal exportación- y de su masiva deuda externa, carece del dinero para importar lo suficiente para satisfacer la demanda de la población.

“Los precios se duplican cada dos meses. Por lo tanto, a ese ritmo de aumento de precios, no se puede controlar el ritmo de la inflación incluso si comienzas a importar billetes “, dice Leidenz.

Él y otros analistas piden reformas de mercado, incluido el levantamiento de los controles cambiarios del gobierno, para ayudar a combatir la inflación y aumentar la producción nacional en medio de la peor crisis económica de Venezuela en la historia moderna. Pero el gobierno de Maduro no ha hecho ningún esfuerzo para cambiar el rumbo.

El presidente Maduro culpa de la escasez de efectivo a los banqueros privados que, según él, trabajan en connivencia con el presidente Juan Manuel Santos de la vecina Colombia, que ha criticado a Maduro por tomar medidas enérgicas contra las libertades democráticas.

Maduro insiste en que los banqueros están contrabandeando efectivo a través de la frontera entre Colombia y Venezuela como parte de una elaborada conspiración para sabotear la economía y derrocar a su gobierno.

“Juan Manuel Santos de Colombia junto con las mafias [fronterizas] encabezan este ataque contra Venezuela. Están robando billetes de 50 y 100 bolívares para sacarlos del país “, dijo Maduro en un discurso reciente.

Sin embargo, Maduro no explicó por qué los traficantes codiciarían esos billetes casi sin valor o por qué sacarlos del país amenazaría la economía venezolana.

En cambio, Maduro trató de describir la crisis del efectivo como una oportunidad para que Venezuela abandonara el uso de dinero en efectivo. Dijo que para el próximo año, hasta el 95% de todos los pagos en Venezuela deberían hacerse electrónicamente.

Eso ya está empezando a suceder, aunque los críticos señalan que la transición se debe a una escasez de efectivo en lugar de a una planificación anticipada por parte del gobierno de Maduro. En estos días, los venezolanos pagan las compras más pequeñas, desde un paquete de chicles hasta periódicos, con tarjetas de crédito o débito.

En un mercado de productos al aire libre en Caracas, el electricista Edinson Sua sacó su tarjeta de débito para pagar unos kilos de papas y zanahorias. Dijo que guarda sus escasos billetes de bolívares para el pago del autobús y otras transacciones que requieren efectivo.

“Casi nunca uso dinero en efectivo, excepto en una emergencia real”, dice.

Pero pagar con plástico crea nuevos problemas. El creciente número de transacciones electrónicas puede hacer colapsar las conexiones a Internet de los lectores de tarjetas. Las estanterías vacías en los supermercados inducen a muchos venezolanos a buscar a los vendedores en el mercado negro que venden leche, arroz y otros alimentos básicos, pero que solo aceptan papel moneda.

Además, cerca del 40% de los venezolanos no tiene cuentas bancarias. Para ellos, la pelea diaria por dinero en efectivo continúa.