Esequibo y oposición, por Luis Barragán